P.N.L., Programación Neurolingüística

    Es el arte y la ciencia de la excelencia personal y profesional, proporcionando a las personas y a las organizaciones las 
herramientas de comunicación que les permita obtener los mejores resultados. 
Estas herramientas de comunicación pueden ser aprendidas por todo el mundo, con 
el fin de conseguir la mayor efectividad en los el desarrollo personal y profesional.

    La PNL comenzó su andadura a principios de los años 70, como una tesis universitaria de Richard Bandler, quien, junto a su profesor, John Grinder, se fijaron en los modelos de conducta humana para comprender cómo hacían algunas personas y profesionales para conseguir los máximos desarrollos de excelencia, mientras otras personas, haciendo aparentemente lo mismo, no los conseguían.


    Observando el trabajo de prestigiosos profesionales de la psicoterapia y del crecimiento, Bandler y Grinder comenzaron a desarrollar procesos sistemáticos y teorías, que fueron la bases sobre las que se construyó, más tarde, la PNL
Fundamentalmente estudiaron el trabajo de Virginia Satir, una de las mejores terapeutas familiares, Fritz Perls, desarrollador de la Terapia Gestalt, y Milton H. Erickson, el famoso hipnoterapeuta.

    Su trabajó consistió en descubrir los modelos que estos profesionales, tan alejados en sus planteamientos teóricos, tenían en común, y cómo hacían para conseguir unos resultados tan excelentes. Estos tres terapeutas eran diferentes 
en todo, en sus modelos teóricos, en su forma de abordar las terapias, en sus técnicas e, incluso, en su personalidad. Pero los tres conseguían resultados maravillosos. Bandler y Grinder analizaron todos los patrones que tenían en 
común.

  Estos patrones recibieron, años más tarde dentro de la PNL, los nombres de Metamodelo, Submodalidades, Reframing, Patrones de lenguaje, condiciones de la buena formulación y claves de acceso ocular.

La PNL te puede ayudar a:

► Conseguir 
una comunicación más efectiva con tu pareja, con tus hijos, en el trabajo o con 
tus amigos.

► Comprender 
cómo funciona tu mente y cómo hacer que tu mente sea más efectiva, consiguiendo 
un control sobre lo que sientes y sobre lo que haces.

► Diseñar 
tu vida, sabiendo qué quieres conseguir en cada área y dándote las herramientas 
para que te acerques a tus objetivos.

► Desarrollar
“empatia”, una de las llaves de la comunicación efectiva.

► Establecer 
buenas relaciones con tu pasado, eliminando todo aquello que ya no te sirve en 
el presente.

► Ser 
más efectivo en todas las áreas de tu vida, modelándote a ti mismo o a otros en 
aquellas estrategias que te llevan al éxito.